No Creas Todo Lo Que Crees

Por Sarah Biermann
Junio 2012

Traducido por Maribel González

 

2012 es un año de transformación. ¿No me digas? Eso significa dejar ir lo viejo y abrirse a nuevas experiencias. Los eclipses de mayo y otras energías astrológicas han estado apoyando el proceso de transformar cualquier cosa en el reino de Géminis, que tiene que ver con el pensamiento, la comunicación y las creencias. El eclipse solar el 20 de mayo fue en el comienzo de Géminis. La energía Cósmica que llega desde el Centro Galáctico a nuestro Sol y en última instancia a la Tierra se vio interrumpida por la luna. Es como si tuviéramos un nuevo sistema operativo mental instalado y el Eclipse fuera el reinicio del sistema. Desde entonces el viento cósmico a nuestras espaldas está arrasando con todos los sistemas de creencias como loco. Se nos está obligando a mirar nuestros pensamientos y creencias, verlos por lo que son, SÓLO CREENCIAS, no verdades, y dejarlos ir. Afuera con lo viejo y adentro con lo nuevo.

Los humanos son criaturas de costumbres. Es más fácil hacer cosas que le son familiares. Literalmente requiere menor actividad del cerebro hacer cosas que se han hecho antes. El viaje a la tienda de comestibles que se ha hecho muchas veces no requiere de pensamiento. Conducir a una tienda en una cuidad extranjera en un auto de alquiler requiere concentración y energía. Tienes que estar pendiente, prestar atención y resolver problemas.

Situaciones desconocidas pueden provocar ansiedad. ¿Qué pasa si te pierdes? ¿Qué pasa si ofendes a alguien porque no conoces las reglas o el idioma? Las nuevas experiencias pueden ser emocionantes, pero también agotadoras. Es maravilloso salir de vacaciones… ¡y taaaan maravilloso llegar a casa de nuevo! Cuando yo tenía veintiún años hice un viaje por Europa con mi madre y hermana durante seis semanas. Alquilamos un Mini Clubman (como un Mini Cooper) en Londres, exploramos Inglaterra y Escocia luego llevamos a ese auto al continente. (No me preguntes por qué llevamos un auto Inglés – con el conductor en el lado “equivocado” – al continente). Fue toda una aventura acampar nuestro camino a través de al menos diez países.

Cuando llegué a casa quedé sorprendida de lo fácil que todo era. Al ir a la tienda de comestibles tuve una sacudida momentánea de ansiedad. ¿Cómo encontraría la tienda? ¿Cuál idioma tenía que recordar? ¿Tenía el dinero correcto, etc.? Luego me eché a reír cuando me acordé de que estaba de vuelta en un lugar familiar. ¡Tan fácil como exprimir el zumo de un limón!

Ahora no es el momento de hacer lo mismo de siempre. Espera sentir algo de ansiedad porque ahora muchas cosas están cambiando y no son familiares. El clima es diferente, nuestros cuerpos se están transformando desde la digestión a nuestro sistema de hormonas/endocrino y, especialmente, nuestros cerebros. Los hemisferios izquierdo y derecho se están reconectando. La división entre los dos lados es lo que crea los Velos de Ilusión y la polaridad. La reconexión de los hemisferios atenúa los Velos y saca la polaridad. Y partes de nuestros cerebros que antes no se utilizaban (dicen que sólo utilizamos 10% de nuestros cerebros) se están reactivando. Nuevas habilidades y sentidos están despertando.

No se trata sólo del sexto sentido, ¡se parece más a 60 sentidos (o más)! El hemisferio derecho siempre está en el momento del ahora y está conectado a todo el universo. Hasta ahora la mayor parte de lo que sucede allí estaba inconsciente. No estamos al tanto de mantener a nuestros corazones latiendo, por ejemplo. A medida que el izquierdo y el derecho se combinan somos capaces de acceder a esa información a nivel consciente. Podemos percibir las cosas en otras dimensiones, y esto dispara recuerdos de experiencias pasadas en esas dimensiones y esa conciencia de la parte de nosotros que ahora vive en esas dimensiones. ¿Hay alguien teniendo sueños extraños que simplemente no tienen ningún sentido cuando se despiertan? Es como si la experiencia no se pudiera traducir de forma que sea comprensible para nuestros sí mismos 3-D. Las palabras ciertamente no lo describen. “Había un algo que hizo algo y yo sabía algo en alguna parte …”

Nuestras mentes comparan lo que experimentamos con experiencias anteriores. Cuando ves una criatura pequeña, peluda, con cuatro patas, una cola larga, orejas puntiagudas y bigotes, de inmediato tu mente saca “gato”. Experimentar algo que es completamente diferente a cualquier cosa que hayamos experimentado antes desconcierta tanto a la mente que a veces niega por completo lo que percibe. Hay una famosa historia que cuando los primeros europeos llegaron a América, los indígenas fueron incapaces de ver los barcos en el océano. Sus cerebros no tenían nada a lo que compararlos.

Hace muchos años, mi auto fue robado de mi casa. Era lunes por la mañana, 7:40 am, hora de conducir a mis hijos a la escuela. Salgo de mi casa y el camino de entrada está vacío. Mi mente quedó en blanco por un momento, luego pensé: “Debo haberme emborrachado anoche y alguien me trajo a casa.” (Que pasó una vez cuando estaba en la universidad). Pasé un momento tratando de recordar en cuál bar había dejado mi auto. Esto fue tan extraño, porque como madre soltera de tres hijos, no existe la más mínima oportunidad de que estuviera fuera emborrachándome. Pero eso fue lo único que mi mente fue capaz de encontrar que se relacionase con mi camino de entrada vacío.

Todo el mundo al que le hablo le ha pasado cosas extrañas e inexplicables, sobre todo últimamente, como cosas que desaparecen o aparecen donde lógicamente no podían estar. La goma de mascar que tenía en mi bolso de repente no estaba allí. Saqué todo y no estaba allí. Al día siguiente estaba buscando mi lima de uñas y la goma de mascar estaba de vuelta en mi bolso. Otro ejemplo fue que mi hermana tenía un cristal que le di aparecerse en el asiento de un auto en el que ella nunca había estado. El calentador en mi cuarto de baño desapareció también. Espero que aparezca de nuevo cuando el clima se vuelva más frío. ♥ A pesar de que puede ser frustrante, no está ocurriendo sólo para volverte loco. Es para darle a tu mente una experiencia de objetos físicos saliendo por arte de magia y entrando a la realidad para que puedas tener más de eso en tu vida.

Hace unos años, yo quería una falda. Me la imaginaba con claridad en mi mente, de seda fucsia, suave y ondulante y barata. Pregunté, “¿Dónde está esta falda?” He tenido éxito antes con este proceso. Inmediatamente, me llegó Tienda Macy. Una vez en la tienda me pregunté: “¿Dónde?” de nuevo y me dirigí en la dirección que me vino a la cabeza. Me fui directamente a un estante de venta y allí estaba. ¡Sólo había una y era de mi tamaño y estaba en liquidación de $200 a $25! La cajera me preguntó dónde la había encontrado, porque ella nunca la había visto antes. Supongo que no la había manifestado hasta ese día. ¡Chévere! Yo estaba muy satisfecha conmigo misma, pero cuando llegué a casa me pregunté por qué simplemente no podía crearla para que estuviera en mi armario. Mi mente no podía permitir del todo tanta magia en ese momento. He tenido más éxito últimamente, pero por lo general con las pequeñas cosas que pueden parecer lógicamente sólo tal vez posibles. ¿Tal vez me había olvidado de que había comprado la faja de hule de la puerta de la ducha y que la había dejado en el cobertizo? Podría ser una coincidencia que mi vecina que se cambiaba de casa no quisiera llevarse una bolsa de tierra para macetas sin abrir a su nueva casa y me la diera a mí en cambio. Y podría ser una coincidencia que fuera la marca exacta de tierra para macetas orgánica que yo uso y me la diera a mí el día antes de que yo planeaba comprarla.

¿Estás abierto a tener más milagros y magia en tu vida? La imaginación es la clave por tres razones principales:

  • Activa al hemisferio derecho, que es muy mágico. El HD no es lógico. Puede irse directamente al paso diez sin hacer del uno al nueve.
  • Tu imaginación es tu Máquina Creativa. Nada se puede manifestar sin primero haber sido imaginado.
  • Puedes entrenar a tu mente para permitir cosas mágicas exponiéndoselo a la experiencia en tu imaginación. Si los nativos americanos hubieran imaginado enormes barcos con velas hubieran sido capaces de verlos. ¿Te puedes imaginar el artículo de vestimenta perfecto apareciéndose por arte de magia en tu armario?

Comienza con pequeñas cosas. Manifiesta cosas pequeñas. Entre más significativo algo sea, menos probable es que puedas hacerlo porque tienes más apego al resultado. Yo quería un par de pelotas de tenis para poner en un calcetín para utilizar como una herramienta de masaje. “Hola, Universo. ¿Me puedes enviar las pelotas de tenis, por favor?” A la mañana siguiente había una pelota de tenis en mi camino de entrada. ¡Chévere! “¡Gracias!” La gratitud es una parte importante del proceso. “Más, por favor.” Una semana después, me tuve que reír y pedirle al Universo que dejara de enviarme pelotas de tenis. Encontré otra en mi camino de entrada. Una apareció en el maletero de mi coche, otra llegó rodando por la calle y se detuvo en mis pies.

Cambiar pequeños hábitos y creencias. Hace unos años me di cuenta que siempre me pongo mi zapato izquierdo primero. Era mentalmente incómodo ponerme el derecho primero. Me decidí a empezar a ponerme el derecho primero, incluso si se sintiera extraño. Con el tiempo ya no importó. Cuando uno está funcionando desde el hábito la mente está inactiva. No se está prestando atención. Vivir en estos tiempos interesantes nos obliga a permanecer conscientes y a mantener la mente activa. Romper con los hábitos expande las capacidades de la mente para hacer cosas nuevas.

También, préstele atención al significado que su mente le apega a sus experiencias y “experiencias potenciales” (lo que te imaginas). ¿Qué significaría si pudieras manifestar al instante una camisa? Encontrarás creencias ocultas en este proceso. ¿Significa que alguien estaba en mi casa? ¿Significa que puedo crear cualquier cosa, incluso algo malo? ¿Significa que he estado creando cosas todo el tiempo y mi vida miserable es realmente culpa mía? Una cosa curiosa acerca de las creencias,  ¡realmente creemos en ellas! Una manera de aflojar el dominio de una creencia en tu mente es cambiar la redacción. Una vez que hayas identificado una creencia, anótala. He aquí un ejemplo, “El desayuno es la comida más importante del día.” Cámbiala a “El desayuno es la comida menos importante del día.” ó “El postre es la comida más importante del día.” Al darle la vuelta, te das cuenta de que esas creencias pueden ser tontas y que ni siquiera tienen sentido. ¿Es posible que la versión que tú crees sea igual de tonta? Tal vez no es más cierta que las demás. ¿Cómo sería si no tuvieras esa creencia? ¿Cómo te sentirías sin esa creencia? ¿Te sentirías más tranquilo? Compruébalo.

Una vez que consigas algo de experiencia con las creencias pequeñas, se puede empezar a explorar las creencias que son más significativas. Recientemente una gran creencia fundamental acerca de mí misma y mi infancia fue desgarrada (y arrojada a una licuadora puesta en high). La historia de mi infancia fue que no importaba lo mucho que lo intentara (y realmente traté), mi madre no me quería y que mi hermana era la hija favorita. En 1987 mi madre falleció. Seis meses más tarde mi padre me dijo que yo no era su hija biológica. ¡Estaba devastada! Ahora había perdido a ambos padres. Él también me dio instrucciones de no decirle a mi hermana y disgustarla. ¡¿Disgustarla a ella?! ¿Y yo qué?

Seis meses después, mi hermana llegó para visitar al país de origen desde su trabajo en el Servicio Exterior de África. Ella me contó que mamá le había dicho que ella (Mamá) le había hecho algunas cosas realmente horribles a Papá cuando se estaban divorciando. Le había cortado las mangas de todas sus chaquetas y (aquí mi hermana dudó) le había dicho que yo no era su hija. ¡Esto me dejó boquiabierta! Significaba que Papá era realmente mi padre, pero también significaba que no era más importante para Mamá que las mangas de la chaqueta de Papá. Pero, al menos se aseguró de que me enterara de la verdad con el tiempo. Hace unas semanas mi hermana confesó que la historia de Mamá de haberle confesado a Papá que yo no era su hija era una mentira, inventada por Papá porque se sentía mal por que me lo había dicho. Mi padre también ha fallecido.

Mi mente hizo su agosto con hacer más significados acerca de todo esto:

  • A Mamá ni siquiera le importé lo suficiente para asegurarse de que tarde o temprano me iba a enterar  que era la hija biológica de mi Papá.
  • Papá en realidad no era mi padre biológico. Tal vez esos chistes sobre que el Lechero era mi papá eran ciertos. No me parecía a nadie en mi familia.
  • Si Mamá nunca le confesó a mi hermana acerca de decir que yo no era la hija de Papá, entonces tal vez nunca lo dijo.
  • ¿Lo inventó Papá? La honestidad no era su traje más fuerte. ¿Pero por qué? ¿Para alejarme? ¿Para hacer a Mamá quedar mal para que él quedara mejor?
  • ¿Cómo pudo mi hermana, a quien amo y en quien confío, haberme mentido así y cómo pudo ella no darse cuenta como su confesión para purificar su conciencia me afectaría?
  • Y ahora nunca sabré la verdad porque ambos padres están muertos.

Usualmente no hago hincapié en las cosas, pero evidentemente era hora de despejar esa creencia fundamental que de alguna manera no era considerada digna de ser amada por mi familia.

Unos cuantos días dentro de mi auto-tortura, mi hija dijo, “Mamá, has estado tan triste últimamente. ¿Qué te pasa?” Le dije que no era nada que ella necesitaba saber. (Supongo que creo que los padres no deberían “usar a sus hijos como terapistas”.)

Ella dijo, “Sólo dímelo. Necesitas contárselo a alguien.” Brevemente le conté – sólo las notas finales. Ella dijo, “Te amo y mis hermanos también y muchas otras personas. Si tu mamá y papá no te amaron, fue culpa de ellos, no tuya. Y eso fue hace mucho tiempo. Puedes dejarlo ir ahora.”

Yo quería decir, “¡Pero, no sabes cómo es! ¡Siempre has sabido sin ninguna duda que te amo!”

Algo hizo clic, así como así.

  • Ella se sentía amada porque yo soy capaz de amar.
  •  Este patrón disfuncional ha finalizado, terminado, está hecho.
  • Soy amada por muchas, muchas personas.
  • Mi hija tiene en su campo la frecuencia de saber sin lugar a dudas que ella es digna de ser amada y que es amada.
  • Puedo duplicar esa frecuencia… ¡Y lo hice!

Así que en lugar de lo que iba a decir, contesté, “Gracias, ¡tienes toda la razón!” Al día siguiente me di cuenta que mi madrastra (la esposa de Papá después de Mamá) probablemente sabía lo que realmente pasó. Y… me di cuenta que ya no me importaba. No tiene importancia.

Por eso mi cita favorita es, “¡No creas todo lo que crees!”

Cuestiona tus creencias. Observa cómo tu mente apega significados a las cosas y cuestiona esos significados. Ahora es más fácil que nunca simplemente dejar ir las creencias limitantes. ¡Pop! Así como así.

Tenemos tiempos emocionantes por delante. ¡Espero con ansías más magia y milagros!

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *